George Weah, ¿de futbolista a presidente de Liberia?
Los rostros del Deporte

George Weah, ¿de futbolista a presidente de Liberia?

George Weah, ¿de futbolista a presidente de Liberia?

George Weah, el día de las elecciones presidenciales de Liberia. Foto AFP

Monrovia. Liberia. (AGE) – El senador George Weah, leyenda del fútbol africano, y el actual vicepresidente, Joseph Boakai, se enfrentarán en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales en Liberia, anunció este domingo la Comisión electoral.

Según los resultados sobre más del 95% de los circuitos electorales escrutados, George Weah fue el más votado, con 572.000 sufragios, equivalente al 39% de los votos emitidos, con una clara diferencia sobre Boakai, con 427.000 (29,1%). Otros 18 candidatos quedaron muy relegados.

“No quedan dudas sobre la necesidad de una segunda ronda”, declaró el portavoz de la Comisión electoral nacional (NEC), Henry Flomo, tras anunciar los resultados parciales.
Con 1,55 millones de votos ya escrutados, la participación fue del 74,5% del padrón, precisó el presidente de la NEC, Jerome Korkoya, len una conferencia de prensa.

En la próxima instancia, el 7 de noviembre, se eligirá al sucesor de Ellen Johnson Sirleaf, primera mujer jefa de Estado en África, quien no podía presentarse a la consulta por haber cumplido dos mandatos consecutivos de seis años cada uno.

Sirleaf, de 78 años y laureada con el premio Nobel de la Paz en 2011, pidió días pasados a sus conciudadanos “medir el camino recorrido” desde las atroces guerras civiles que padeció el país entre 1989 y 2003, dejando 250.000 muertos.

-Como futbolista, George Weah nunca jugó un Mundial-

La fama y el dinero de sus contratos en equipos como el Mónaco, el Milán o el Chelsea no apartaron nunca a George Weah de sus raíces, a pesar de que su infancia no resultó sencilla. Siguiendo la tradición de la etnia Kru, a la que pertenecían sus padres, fue criado por su abuela en Clara Town, uno de los barrios más pobres de Monrovia, la capital, donde comenzó a dar patadas al balón -aunque a su familia nunca le gustó- y a sentir su tierra.

Desde su retirada, su prioridad siempre ha sido Liberia, país con poco más de cuatro millones de habitantes y en el que ahora sigue jugando al fútbol los fines de semana con amigos de toda la vida. A pesar de sus obligaciones, aumentadas desde que en 2014 se convirtiera en senador, siempre saca unas horas para disputar partidillos con antiguos compañeros de selección, con la que nunca llegó a disputar un Mundial. Un detalle que realza aún más el éxito que supuso aquel Balón de Oro de la FIFA. «Amo a mi país y a su gente. Me hubiese encantado disputar la Copa Mundial, pero logré tanto en mi carrera que no me puedo quejar. La única decepción es que muchos otros integrantes de la Estrella Solitaria (nombre con el que se conoce al combinado de Liberia) ni fueron al Mundial ni tuvieron mi éxito personal», reconocía en una entrevista con al FIFA en la que rememoraba su extraordinaria trayectoria, salpicada con otros grandes trofeos como el de máximo goleador de la Champions, Jugador del Año en Europa y Futbolista del Año de la FIFA.

Share: