Federer se impone a Nadal y se consagra en el masters 1000 de Shanghai
Otros DeportesTenis

Federer se impone a Nadal y se consagra en el masters 1000 de Shanghai

Federer se impone a Nadal y se consagra en el masters 1000 de Shanghai

Rafael Nadal (d) felicita al suizo Roger Federer por su victoria. Foto AFP

Shanghai, China. (AGE) – El suizo, Roger Federer, jugó un partido casi perfecto para derrotar al español y prende la pelea por el número uno del mundo con su Masters 1000 número 27.

Llegó el momento, ambos gigantes del tenis pisaban la cancha central en Shanghai para pelear por una corona más, Rafael Nadal y Roger Federer se enfrentaban por 38° ocasión en sus carreras y esta vez para saber quién sería el campeón del octavo Masters 1000 de la temporada, Shanghai.

La previa prometía, un duelo que en el papel favorecería a Federer por su juego en pista rápida, ya lo había dicho Nadal en rueda de prensa, pero es que el número uno del mundo encara cualquier reto sin mirar a los lados, con foco total y con hambre de sumar una victoria más a su racha de 17 triunfos al hilo.

El encuentro iniciaba a pura velocidad, intenso, rápido, como si tuvieran un par de horas jugando, pero apenas era el inicio del cotejo. Federer comenzó preciso, como un reloj, firme con la misma idea con la que derrotó a Nadal en las tres ocasiones este año (Austraia, Indian Wells y Miami), atacó sin dudar a Rafa, sin dejarlo pensar y mantenerse firme en pista, un riesgo que tendría recompensa en el mismo arranque del primer set porque el de Basilea rompía el saque de Nadal.

Roger atacó la devolución del número uno del mundo, pelotas precisas, rápidas que mandaba a Nadal a recorrer toda la cancha, otros con tiros ganadores inalcanzables, pero un passing confirmaba el quiebre.

El segundo preclasificado de este torneo sacaba el máximo provecho a esta rápida superficie y ganó su saque sin mucho esfuerzo para confirmar la ventaja.

Fino, Federer sabía que ya había hecho el daño y que debía mantener su saque para llevarse el primer parcial ante un Nadal que cometía muchos errores y que no eran propios de él, muchos propiciados por el juego del helvético.

Era una batalla sin tregua por toda la cancha y en apenas quince minutos la pizarra marcaba un 3-1 para Roger que ganó su game con cuatro saques ganadores y apenas 50 segundos. Intratable.

Federer llegó al octavo game sumando siete puntos al hilo con su servicio ante un Nadal que seguía corriendo por toda la pista y que veía subir el 5-3 al marcador.

En 35 minutos el número dos del mundo hacía suyo el primer set por 6-3, una manga donde el suizo sumaba nueve aces, 16 tiros ganadores por cinco errores no forzados, mientras que el español cometía ocho pecados.

Hubo paridad hasta el sexto game, cada uno ganando su saque, pero Federer marcó distancia en el 2-2 y a la segunda oportunidad de quiebre. Primero se fue a la red y una volea corta de revés le dio el segundo punto para quedarse con el servicio de Nadal, ruptura que logró tras un intercambio desde la línea de base cuando el primer favorito tiraba un revés fuera.

Sin problemas, Federer confirmaba el quiebre al conseguir rápidamente ganar su saque, un servicio que estaba al 60% de efectividad para ese momento y con el que apenas había perdido tres puntos.

Ambos mantuvieron se servicio, Federer hasta ahora no enfrentó amenaza alguna en su turno, ni una oportunidad de quiebre mientras que Nadal ya había batallado contra cinco.

En el noveno game, con la pizarra 3-5 en saque del ibérico, Federer se lanzó al ataque y consiguió premio rápido con tres puntos para campeonato y no falló porque en la segunda chance sentenció el encuentro con parciales de 6-4 y 6-3 en hora y doce minutos de juego.

Federer, que sumó 28 tiros ganadores por once errores no forzados, alza su sexta corona del año tras Australia, Indian Wells, Miami, Halle, Wimbledon y ahora su segundo Masters 1000 en Shanghai, una consagración que sube la temperatura en la pelea por la cima de la clasificación en esta recta final de la temporada con su 27° torneo de esta categoría en su carrera.

Share: