El Bayern extraña a Neuer. Dejó ir un triunfo por 'pifias' de Ulreich
Fútbol AlemánFútbol Internacional

El Bayern extraña a Neuer. Dejó ir un triunfo por ‘pifias’ de Ulreich

El Bayern extraña a Neuer. Dejó ir un triunfo por 'pifias' de Ulreich

El Bayern se deja dos puntos ante el Wolfsburgo. Foto AFP

Múnich, Alemania. (AGE) – Carlo Ancelotti debe asumir su rol en esta fractura de resultado dada el día de hoy en el Allianz Arena. A pesar de la ausencia de Neuer en el Bayern y el fiasco de hoy de Ulreich, el estratega italiano planteó mal el juego en varios tramos del juego y nunca tuvo reacción a lo que todos vieron venir y que terminó ocurriendo.

El Bayern de Múnich pudo conseguir tres puntos importantísimos para asaltar el liderato y meter presión al Borussia de Dortmund en la jornada seis de la Bundesliga, pero ese sueño se convirtió en pesadilla. Carlo Ancelotti dejó a jugadores como James Rodríguez en el banquillo, pero, aunque volvió Ribéry, no fue suficiente para calmar a un Wolfsburgo que creyó en sus posibilidades antes el último minuto.

El VfL Wolfsburg tuvo el mayor de los cambios, ya que no hace ni una semana que su actual entrenador, Martin Schmidt, sustituyó al ex del Bayern Andries Jonker. Schmidt hizo cuatro cambios para su segundo partido con los lobos: en comparación con el 1-1 ante el Bremen, salieron titulares William, Joshua Guilavogui, Marcel Tisserand y el debutante Gian-Luca Itter. Mario Gómez, ex del Bayern, no fue convocado debido a una lesión.

Tras una serie de córners, libres directos y una ocasión de Vidal que se esfumó por encima del larguero, el Bayern se encontró con un regalo en forma de penalti. Sin despeinarse, Lewandowski fue derribado en el área tras un agarrón y él se encargó de trazar un camino diferente para Casteels. El guardameta se fue la derecha y el balón hacia la izquierda. Celebración, excitación, pero vuelta a la somnolencia.

Arjen Robben se mandó un golazo que no bastó para triunfar. Foto Getty

Origi pudo pellizcar al Bayern con una gran jugada, pero Hummels estuvo providencial para cortar la progresión del delantero del Wolfsburgo. Entre despistes y ronquidos, Rafinha robó una cartera en el centro del campo y se la dio a Robben para que hiciera lo propio. Sin mucha velocidad y con un disparo poco potente, el balón impactó en Tisserand y cambió el rumbo. De nuevo, cruce de caminos entre el cuero y Casteels. El Bayern se fue al descanso tranquilo y sin nervios.

-Reacción del Wolfburgo y pifia de Ulreich-

Arnold probó suerte con un disparo desde lejos y se encontró con un gran premio. El balón se coló en la red de un Ulreich cuyas manos pasaron a ser de mantequilla. Una pifia que empezó a teñir de negro y de rojo la cita en el Allianz.

Un diablo con forma de lobo sacó las garras para asustar a un Bayern que volvió a dormir el partido aun ganando por la mínima. Ancelotti, sintiendo la presión, metió a James y Coman, pero no fue posible recuperar algo que ya estaba perdido. Antes, Ribéry tuvo la sentencia del partido, pero mandó el balón al limbo en el que se encontraba el Bayern con un disparo por encima del larguero cuando estaba completamente solo y con la portería vacía

La relajación también se paga y el Didavi se convirtió en la pesadilla del Bayern. El jugador del Wolfsburgo salió para revolucionar el encuentro y encontró portería con un testarazo imposible para Ulreich. Un giro de cuello cual exorcista para aterrorizar a un Bayern que pasó de soñar a tener una pesadilla… y a quedarse sin el liderato provisional.

Share: