Wilmer, el "Supermán" Cruz: semblanza de un enamorado del fútbol
Fútbol De HondurasHonduras Progreso

Wilmer, el “Supermán” Cruz: semblanza de un enamorado del fútbol

Wilmer, el "Supermán" Cruz: Semblanza de enamorado del fútbol

Wilmer Cruz atendió a Karla con la amabilidad que le caracteriza.

Por Karla López. (Estudiante de periodismo deportivo de la USAP)

Santa Cruz de Yojoa, Honduras. (HSI) – El entrenador del Honduras Progreso, Wilmer Enrique Cruz Paredes, vino al mundo un 18 de diciembre de 1965. “En una mañana fresca nació este hermoso varón”, dijo sonriendo el polémico estratega.

Es originario de Choloma, pero reside con su familia en Santa Cruz de Yojoa, de donde es oriunda su esposa. “Me siento más hijo de Santa Cruz que hijo de Choloma”, agregó en una entrevista realizada por Karla López, estudiante de periodismo deportivo y colaboradora de esta casa editorial.

-Wilmer Cruz durante la entrevista-

Wilmer Cruz, también es conocido como “Supermán” por su destacada participación en el Real España, equipo donde comenzó su carrera futbolística, y seguidamente se abrió camino en otros equipos de la liga nacional como ser Motagua, Platense, Vida y Victoria. También jugó en la Selección Nacional de Honduras, donde de igual manera logró sobresalir durante catorce años.

El destacado entrenador es una persona emprendedora desde temprana edad. “Siempre he tenido esa mentalidad de superación y a corta edad decidí agarrar mis maletas y buscar nuevos horizontes para mí”.

Estadio Humberto Micheletti, la casa de Wilmer Cruz y su Honduras Progreso.

Cuenta que llegó al “Cajón” buscando trabajo en la represa hidroeléctrica, donde consiguió un empleo y se instaló. Recuerda que a su esposa la conoció en mayo, mes en el que se celebra la feria en Santa Cruz de Yojoa. Con una sonrisa dijo: “ahí nos enamoramos porque la verdad ella me miraba muy guapo con las luces de la discoteca”. Agregó que sin el consentimiento de sus familias se casaron tres meses después. Ninguna de sus familias estaba de acuerdo por ser una decisión apresurada pero nada los detuvo para unir su amor.

Los problemas comenzaron dos meses después, tras la noticia que iba a ser separado de su trabajo se dijo que recién casado iba a ser un poco complicado. Habló con su esposa. “Bueno amor, aquí juntos no vamos a hacer nada y así marché hacia adelante y seguí con mi vida y como siempre fui arriesgado, decidí buscar el Real España para dar mis primeros pasos como futbolista y como todo un luchador de primera que no me venzo por nada del mundo y siempre logro mis objetivos, gracias a Dios pues logré quedarme”.

Siguió contando su historia al llegar al Real España: “Habíamos treinta y cinco personas en mi posición, así fue escalando hasta que decidieron dejar uno, y pues fui yo. ¡Ahí comenzó lo mío!”

A pesar de las dificultades que se le presentaron, asegura que su esposa y sus hijos son lo mejor que le ha pasado y le da gracias a Dios por la familia que formó.

La familia de Wilmer, el Honduras Progreso.

Cruz revela los problemas que tuvo con su esposa por el medio en el que estaba, ya que admite era difícil porque habían muchas modelos y “misses” que se veían atraídas por su físico y el de sus compañeros, así mismo habla de cuanto admira la gran sabiduría de su esposa y dijo: “la mayoría de jugadores están casados con modelos, con miss Honduras, con mujeres bellas y elegantes, pero mujer más hermosa es la que yo tengo, pues es una mujer inteligente, elegante y muy guapa. Así que por lo que yo tenía en mi casa no deseaba la calle”.

-Primeros pasos en el fútbol-

En cuanto a sus primeros pasos como futbolista, Don Wilmer señala a Mingo Ramos de Santa Cruz de Yojoa, por ser la persona que le incentivó en este deporte. “Él fue quien me motivó a mí y me dijo “andate, pueda que vos la hagas en el España, él me llevó, me pagó el pasaje y todo hacia la sede del España. Gracias a Dios y con ayuda de él  yo llegué al futbol hondureño”.

El gran Supermán es catalogado como uno de los diez mejores porteros de la historia de Honduras. Humildemente dijo que no se considera el mejor, pero tampoco el peor. “Me halaga la verdad que me consideren así, no hay cosa mejor que venga de otras personas”.

Karla López junto a El Honduras Progreso del Supermán Cruz.

También relató una de las muchas experiencias que vivió siendo jugador durante veinte años. Recordó la Copa Oro de 1991, ya que él estuvo en la única generación que logró ser subcampeona. “Es una de las tantas experiencias lindas y tristes que hemos vivido”.

En cuanto a una de las experiencias que lo marcó, asegura que fue la muerte de su madre en  1994. Cuando él renuncia a la selección, en esos momentos todos lo tildaron de traidor, sin embargo nadie sabía los motivos. “La historia fue así: nosotros estábamos en una concentración en Tegucigalpa y veníamos toda la delegación para nombrar la entrada principal sol este del Estadio Morazán, y en esos días mi mamá estaba internada en el “Mario Catarino Rivas” porque se estaba muriendo de cáncer. Entonces le pedí permiso a Malinowski para aprovechar el tiempo e ir a ver a mi mamá. La respuesta de él fue un contundente que ‘no’. Como ser humano, el entrenador no puede garantizar que alguien puede soportar eso. Así que tomé rebeldía y me fui a ver a mi mamá al hospital”. Está claro que como consecuencia de esto lo separaron de la Selección Nacional.

Como entrenador, Wilmer Cruz no descuida detalle, ya sea jugando en el Ascenso o en Primera División.

-Wilmer Como entrenador-

“Por lo general yo siempre entrenaba al Municipal de Santa Cruz. Cuando yo jugaba siempre dirigía al Municipal, que es el equipo de mi pueblo, donde están mis hijos y mi esposa. ¡Municipal es parte de nuestra vida!”.

Dice tener casi cuatro años de estar formando como técnico en las grandes ligas de fútbol profesional. En este corto tiempo como entrenador, Wilmer comenta haber ganado dos campeonatos (Liga Ascenso) con el Honduras Progreso, una Copa Presidente con el Juticalpa y un Subcampeonato con el mismo Honduras Progreso.

De igual manera cuenta su experiencia al ver a su equipo ascender a primera división: “Lindo porque la luchamos, la peleamos, desde un principio se armó un equipo competitivo y ese era el deseo. Lograr estos objetivos no es fácil. Para nosotros fue una gran alegría, principalmente para mi familia y para mí”, dijo el estratega.

Para concluir dice que su visión para este gran equipo, es ser campeones de Honduras, dar lo mejor en la Liga de Concacaf y ganar la Copa Presidente. “Trataremos por todos los medios ver si la ganamos, pero si no lo intentamos va a ser casi imposible”, dijo al respecto.

A pesar de las críticas que recibe tildándole como agrandado y soberbio, dice claramente: “Usted cuando va a una competencia tiene que ser el mejor, cuando usted va a la universidad tiene que intentar siempre ser el mejor y yo tengo ese problema porque la gente es muy negativa”, cerró diciendo Wilmer Cruz.

Perfil de un enamorado del fútbol: Wilmer Cruz

Share: