Mientras llega ayuda prometida, Municipal Ceibeño se muere a "pedazos"
EspecialesLo Mejor Del Deporte

Mientras llega la ayuda prometida, el Municipal Ceibeño se muere a “pedazos”

La Ceiba, Honduras. (HSI) – La “Novia de Honduras” agoniza ante la desidia de la población misma (y el Estadio Municipal Ceibeño es solo un nuevo ejemplo de ciudad), una alcaldía incompetente y un gobierno que cree que la vida en el país debe llevar el ritmo de sus “prioridades” políticas totalmente parcializadas a los intereses partidistas.

El Estadio Municipal Ceibeño se cae a pedazos y cada día que pasa su estado es peor. Lo que antes solía ser el mejor estadio del país, casa del Vida, dos veces campeón nacional y del Victoria, primer campeón nacional, es ahora un puño de concreto lleno de moho, un engramado deteriorado que luce mas a un montón de monte con tierra.

Promesas de ayuda incumplidas y otras que solo fueron “llamarada de tuza”, como la ayuda del presidente, Juan Orlando Hernández, quien ofreció tres millones de lempiras en ayuda de los que solo medio millón terminó en poder del Comité Pro Estadio, que administra el estadio.

La alcaldía, principal causante del deterioro de la grama, nunca pagó por los daños causados por un evento por el cual cobró. En octubre de 2016 permitió un concierto que arruinó el recién instalado engramado del coloso ceibeño. No pagó y si lo hizo, nos muestra las pruebas y nos retractamos públicamente.

Las fotos que nos facilitó el periodista deportivo, Miguel Ángel Romero, quien trabaja en Teleceiba, canal de televisión que grabó el deplorable estado del estadio en general, también nos manifiesta su preocupación por el estadio y la condición actual del mismo.

Con medio día de tanta propaganda política que deje de hacer el gobierno actual, se repara y enbellece el estadio.

Mas de 80 mil lempiras se deben en energía, no hay prácticamente anunciantes y como es ya una cultura ceibeña, los “empresarios” desaparecen para rescatar el patrimonio de La Ceiba. Dos empleados han quedado y los que demás que tenían trabajando en el estadio, demandaron al mismo por falta de pago.

Los dos y medio millones de lempiras que se invirtieron en el estadio en 2016, se fueron como sal en el mar con el concierto que arruinó la grama. El alcalde, que por cierto no podrá reelegirse al perder las internas, parece “valerle un pepino” todo lo anterior.

Así, el estado de coma en el que se encuentra el estadio, parece estar llegando a una situación de muerte sin que nadie, en la otrora tercera ciudad mas importante de Honduras, haga algo para rescatarlo.

DEP Estadio Municipal Ceibeño! Tu fallecimiento es inminente.

Share: